La educación entendida como actividad privada

La educación entendida como actividad privada: ¿Por qué algunos sólo ponen énfasis en la calidad?

 

“En la educación, los padres y los hijos son los consumidores y el administrador de las escuelas y los profesores los productores”, planteaba Milton Friedman en Libre para Elegir; he ahí un caleidoscopio, que exhibe las distintas facetas del pensamiento neoliberal. Por un lado, una actividad humana como la educación se reduce a mera actividad económica, a transacción entre individuos. El individualismo es un punto notable; en efecto, para Friedman, la sociedad no es más que la colección de todos los individuos. La educación tendría como función valorizar el “capital humano”, existiría por y para el mercado. En este contexto, las familias buscan a los mejores oferentes, aquellos cuya formación resulta más rentable como inversión; la lógica es la del beneficio personal. Los administradores de escuelas y los profesores se limitan a “producir” este bien económico. El Estado, en este esquema, es mero fiscalizador, a lo más garante de que todos reciban algo de educación. ¿Suena familiar, no?

Friedman estaba especialmente preocupado por la educación pública estadounidense, que le parecía una “isla de socialismo en un mar de mercado libre”. Como plan para desnacionalizar la educación, planteó su propia política educativa. Esta consistía en autorizar a los padres a elegir la escuela que prefirieran y a las escuelas a cobrar una matrícula anual (como ya hacían los colegios privados). Se otorgaría a los apoderados un bono anual por alumno, un voucher, que serviría para pagar entre un 50% y 75% del valor de la matrícula. Progresivamente, se tendería a eliminar el bono y dejar el gasto en manos de las familias [1]. “Esta concepción, o mejor dicho esta política educativa, es radicalmente innovadora. No tiene antecedentes en el liberalismo clásico, tampoco se funda en las tradiciones liberales, y difiere absolutamente de las concepciones de los principales teóricos actuales de la educación como Bourdieu, Freire, Rogers, Unesco y otros. Es una concepción doctrinaria, fundada en supuestos no fundamentados,” señala el filósofo chileno Jorge Vergara [2].

Con la dictadura militar y la vasta influencia política de los discípulos de Milton Friedman en Chile (los llamados chicago boys), parte de esta política fue implementada, permitiendo la creación de colegios subvencionados. La consumación habría de venir durante los gobiernos de la Concertación, con la invención del copago. A tal punto se impuso esta visión que quedó sancionada en la Constitución chilena, en el artículo 19, referido a  los derechos constitucionales:

10°. El derecho a la educación.
La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida.
Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos. Corresponderá al Estado otorgar especial protección al ejercicio de este derecho.
11°. La libertad de enseñanza incluye el derecho de abrir, organizar y mantener establecimientos educacionales.
La libertad de enseñanza no tiene otras limitaciones que las impuestas por la moral, las buenas costumbres, el orden público y la seguridad nacional.
La enseñanza reconocida oficialmente no podrá orientarse a propagar tendencia político partidista alguna.
Los padres tienen el derecho de escoger el establecimiento de enseñanza para sus hijos. [3]

Friedman casi textual, ¿no? En su lugar, la Constitución de 1925 presentaba un conciso numeral 7°:

7º. La libertad de enseñanza.
La educación pública es una atención preferente del Estado.
La educación primaria es obligatoria.
Habrá una Superintendencia de educación pública, a cuyo cargo estará la inspección de la enseñanza nacional y su dirección, bajo la autoridad del Gobierno; [4]

Por lo que no es de extrañar que muchos queramos cambiar de Constitución. Hoy se defiende la libertad de los padres por sobre la educación pública como atención preferente del Estado, como quien defiende mandamientos caídos del cielo.

Como mencioné, el presupuesto básico detrás de esta concepción de la educación es que a través de ella sólo se persigue un fin privado: formarse para tener éxito en el mercado. Una mejor educación estaría ligada a mayores ingresos. En consecuencia, los padres, buscando lo mejor para el futuro de sus hijos, siempre elegirían el mejor colegio para ellos. Nadie podría elegir mejor que los padres; el Estado debe quedar fuera de la ecuación, en lo posible.  ¿Qué es una política pública sobre educación en este contexto? Es simplemente un esfuerzo colectivo para mejorar los estándares del producto entregado, siempre dentro de la lógica económica. Puede ser mejorando las imperfecciones del mercado o los esquemas de incentivos. Para mejorar las imperfecciones debidas a asimetrías de información, Lavín creó un sistema de categorización de los colegios según puntaje SIMCE, en la forma de semáforos; la inclusión de nuevos incentivos en el sistema tiene innumerables ejemplos, como las retribuciones económicas a docentes destacados.

Para la derecha, que sigue defendiendo la obra de la dictadura y la imposición por fuerza del modelo neoliberal, el debate sobre educación se agota ahí: en cómo el Estado asegura a los padres-consumidores que están pagando por un servicio de calidad y no están siendo estafados. Tras este discurso aparentemente bien intencionado evaden la discusión de fondo: ¿Es correcta la concepción neoliberal de la educación? ¿Es justa o equitativa? ¿Debemos cambiar estructuralmente el sistema? De más está decir que existen modelos alternativos, donde la educación se entiende como una tarea colectiva, y el énfasis se pone en la formación de ciudadanos.


[1] El filósofo Jorge Vergara Estévez resume la propuesta. Ver Vergara: El debate entre la educación republicana y la neoliberal en Chile, también para las citas anteriores. Ver además Friedman: Libre para Elegir.

[2] Ídem.

[3] Constitución de la República de Chile (2005): http://www.camara.cl/camara/media/docs/constitucion_politica.pdf

[4] Constitución de la República de Chile (1925) http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-96990.html

Anuncios

Etiquetas: ,

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: